El poder de la actitud


Contexto

“Nadie me ha explicado cómo hacerlo”, “No me valoran lo suficiente”, “No puedo demostrar lo que valgo”. Todos ellos son ejemplos de afirmaciones que escuchamos cada día en nuestro ambiente laboral. Desgraciadamente, resulta muy común desviar la culpa hacia factores externos. Asumir la responsabilidad en cualquier tipo de fracaso siempre es complicado y un hecho que se acostumbra a  “delegar” a altos cargos. Sin embargo, ser capaces de asumir responsabilidades y evitar la queja es algo que se puede conseguir mejorando nuestra actitud.

 Los obstáculos son esas cosas que uno ve cuando aparta los ojos de su meta – Henry Ford

La actitud es el factor determinante para el éxito. No solo para el éxito profesional; sino también (y especialmente) para el personal.

Pensad en todas las personas excelentes que conozcáis: seguro que todas ellas tienen una actitud ejemplar, maravillosa. ¡Son un ejemplo! Y, ¿cuál es la diferencia entre dos personas con aptitudes similares? La actitud, siempre la actitud. Si la fe movía montañas, la actitud mueve a personas. Todos queremos tener cerca al amig@ vital, alegre y atento.

169542_actitud-es-una-pequena-cosa

La fórmula del éxito (C+H)xA

En el ámbito profesional, la actitud es uno de los factores determinantes para alcanzar el éxito. Existe mucha literatura relacionada con la importancia de sentirse motivado y motivar a los demás, pero en esta ocasión nos basaremos en la fórmula propuesta por Victor Kuppers.

Kuppers es Formador, Conferenciante y Profesor Dirección Comercial en la Universidad Internacional de Cataluña y la Universidad de Barcelona. (Podéis conocer más sobre él en: http://www.kuppers.com).

Victor propone un fórmula para medir nuestro valor como personas o profesionales: Valor =(C+H)xA. A continuación desgranaremos cada uno de los componentes de la misma:

  • Conocimiento: Capacidades intelectuales adquiridas mediante el estudio: estudiar una carrera, leer artículos, ver documentales, etc…
  • Habilidad: En otras palabras, experiencia. Capacidad de hacer mejor las cosas por conocerlas, por entender su mecanismo.
  • Actitud: Predisposición para hacer lo que nos propongamos. Modo de afrontar y superar los retos que surjan.

Analizando la fórmula en detalle, comprobamos que los dos primeros factores son importantes, MUY importantes; pero solo suman.

  • El conocimiento es una faceta que nunca se debe descuidar: resulta vital tener inquietud laboral, interesarse por nuevas tendencias, conocer el entorno profesional al que se pertenece, compartir los conocimientos con los compañeros e interesarse por la cultura de la empresa.
  • La habilidad se potencia y refuerza con el tiempo. Se debe aprender de todas las experiencias vividas; ser capaces de hacer balance y de sacar lo bueno y lo mejorable de todo para crecer constantemente.

Sin embargo, en la ecuación sólo hay un factor que multiplique, una variable que dispara la ecuación y la hace aumentar considerablemente: la actitud. Lo que realmente importa es la actitud. La actitud multiplica, la actitud diferencia a los mediocres de las personas con éxito.

actitud_2

Conclusiones

Las personas con una actitud positiva alegran a su entorno, hacen mejores al equipo y lo hacen fuerte moralmente. Sin embargo… una mala actitud solo genera malestar, desánimo… La vida ya tiene cosas complicada como para hacerla más rebuscada aún.

Con el objetivo de mejorar nuestra actitud, ahí van unos pocos consejos:

  1. Sonríe: El hecho de sonreír te hace más accesible y transmite optimismo al resto del equipo. Nunca dejes de mostrarte natural.
  2. Sé accesible: Muéstrate siempre dispuesto a escuchar y entender a los demás. Crear un buen ambiente hace que el equipo se sienta más unido.
  3. Escucha: Nadie es poseedor de la verdad absoluta, pero entre todos podemos acercarnos a ella. Tener una actitud receptiva permite que todos seamos mejores.

Espero que os haya servido. Recordad, cambiemos el mundo; pero primero, mejores nuestra actitud.

Si la fe movía montañas, la actitud mueve a personas.

¡Espero que os sirva!

Josep Aballó – Ingeniero, consultor e inconformista. @pepaballo

 “Caminante no hay camino, se hace camino al andar”

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s