Los medios convertidos en fines


No hace mucho tuve la oportunidad de participar en unas jornadas universitarias de debates y me di cuenta de una cosa: mucha puesta en escena y pocos argumentos. ¿A qué me refiero? Trajes, corbatas, camisas bien planchadas, faldas, tacones, zapatos, maquillaje, así como sonrisas, pelos bien peinados, voces trabajadas, ejercicios de respiración, movimientos tranquilos, gesticulación… En el fondo, aquello que llamamos comunicación no verbal. Ahora bien, no todo son gestos, camisas, corbatas, colores y entonaciones; también están las palabras, el contenido de nuestro discurso. Los expertos de la comunicación llegan a cuantificar la comunicación no verbal en un 65% y las palabras un 35%, es decir, aquello que decimos cuenta poco; parece que lo que es realmente importante es nuestra puesta en escena.

buen-orador

Mucho se ha escrito sobre el buen orador, sobre cuales deben ser sus cualidades. Muchos cursos por internet, así como cursos presenciales. Escuelas, universidades y centros, que dedican horas y recursos al estudio y la transmisión de la comunicación del cuerpo. Podría parecer que estoy en contra de la comunicación no verbal o de usar todas las herramientas existentes para comunicar aquello que quiero comunicar, pero no es así. Lo importante es aquello que digo, las palabras que utilizo, los argumentos que presento, la coherencia entre ellos; los gestos, las sonrisas, los colores, las luces, etc. son mis herramientas.

sugerencias-para-un-buen-orador

Volviendo a mi experiencia: esos chavales tenían una gran puesta en escena, pero en muchas ocasiones los argumentos y la conexión y la coherencia entre los términos no era muy ajustada. ¿Hemos olvidado la gran capacidad que tiene el ser humano de emitir sonidos (palabras) que secuenciados de forma ordenada (oraciones) pueden transformar corazones? El papa Francisco está siendo un claro ejemplo: gestos, movimientos, puesta en escena, pero con un discurso lleno de sentido, lleno de fuerza; no son palabras vacías.

La imagen es importante, la puesta en escena es importante, el uso del lenguaje no verbal es importante, pero no debemos olvidar que son herramientas para hacer llegar nuestro mensaje, nuestras ideas, nuestros argumentos.

 La prueba de un predicador es cuando su congregación no sale diciendo “qué sermón   más bonito”, sino “haré algo” – San Francisco de Sales

@ParisGrau – Politólogo y socio fundador de @debat_org

Paris ya compartió con nosotros otras entradas, recuérdalas aquí:

5 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s