La Matriz de Valor


Hace unos días un buen amigo ubicó en mi mapa mental un nuevo nombre: Guy Kawasaki. Aparentemente un hombre que traía una carta de presentación que es sinónimo de éxito: ex trabajador de Apple y uno de los mayores especialistas mundiales en el ámbito de las nuevas tecnologías y el marketing. En seguida empecé a recopilar información acerca de Guy y descubrí que ha sido capaz de sintetizar algunos conceptos claves para emprendedores. Hoy quiero compartir con vosotros uno de los que más me cautivó: la “Matriz de valor”. Según Guy, el marketing se reduce a proporcionar valor añadido. Por lo tanto, para posicionarnos y saber hacia dónde hemos de dirigirnos, debemos pensar en una matriz con 2 ejes:

  • El eje vertical nos indica en que se diferencia nuestro producto al de la competencia, en otras palabras, su exclusividad o como de único es el producto.
  • El eje horizontal mide el valor que proporciona nuestro producto

Matriz Teniendo en cuenta estas variables, hemos dividido cada uno de los cuadrantes de la matriz en función de lo que representan. Veamos las características de cada uno de ellos.

Competitivos: Productos valiosos pero no únicos

¡Enhorabuena! Has logrado crear un producto que aporta valor a tus clientes, como contrapartida, no tienes la exclusividad: muchos han tenido la misma idea y la están rentabilizando; por lo tanto la única alternativa es competir en precio. No estás en la mejor posición, pero con una buena estructura de costes todo es posible.

Kawasaki nombra a Dell, Lenovo y HP como ejemplos, ya que usan el mismo sistema operativo y el mismo hardware. No hay duda de que ofrecen es valioso, pero siempre competirán en precio.

Soñadores: Productos únicos pero no valiosos

Has creado un producto para un mercado que no existe y, mejor que lo asumas, si no existe ahora, será muy difícil que exista en algún momento.

Dale una vuelta a tu idea y céntrate en aportar valor a tus clientes.

Idiotas: Poco valioso y extendido

Tener un producto poco valioso ya es una desgracia en sí misma, pero si además otros han creado el mismo producto que tú te encuentras en un punto absurdo. Lo poco que pudieras vender lo tendrás que competir con otros tantos.

Un ejemplo claro es el sector de los cigarrillos electrónicos. En un primer momento de boom, cientos de locales se lanzaron hacia este nuevo producto. “Vapea” rezaban los carteles. La realidad: un producto que era perjudicial para la salud y prohibido en todos los locales. Para eso, prefiero seguir fumando…

Exitosos: Valioso y único

Éste es el punto en el que cualquiera quiere estar. Aquí es donde se encuentra el margen. Has logrado crear algo que aporta valor y además dispones de la exclusiva, del monopolio y del reconocimento.

El ipod fue valioso y único porque era la única forma, de manera legal y con bajo coste, de descargar música de manera sencilla de los 6 sellos discográficos más importantes.

 exito Como en la mayoría de matrices (y muchos de vosotros ya habréis adivinado) siempre querremos estar en el cuadrante superior derecho. Creemos valor: durante los últimos años se genera más información que nunca, generemos contenido de valor. Os dejo un vídeo en el que Guy Kawasaki explica con sus propias palabras esta matriz. Espero que os guste. Pincha aquí.

¡Espero que os sirva!

Josep Aballó – Ingeniero, consultor e inconformista. @pepaballo

 “Caminante no hay camino, se hace camino al andar”

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Guillermo Lara dice:

    como puedo aplicarla a un proyecto de marketing digital

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s