Cuando los títulos dejen de importar – Universidades y conocimiento

el

Oímos de una forma cada vez más contundente que es necesario hacer algo para cambiar el modelo educativo, que las universidades han dejado de ser el principal punto de referencia en lo que a conocimiento e investigación se refiere. Se discute el método, se discuten los contenidos y se discute su repercusión e impacto en la sociedad.

Las universidades han sido siempre un símbolo de progreso y éxito ya que representaban la puerta de entrada hacía el conocimiento. Entre sus paredes (allí y solo allí) se encontraban las mentes más brillantes y capacitadas. Acceder a la universidad equivalía a prestigio y sabiduría, y sus títulos eran un trampolín para aquellos que conseguían llegar ahí sin ser ya de la élite.

Hasta el siglo XIX, las universidades fueron en gran medida centros elitistas en las que solo un porcentaje testimonial de la población tenía estudios universitarios. Durante el siglo XX los estudios universitarios se normalizaron en Europa llegando al 30% de población con estudios universitarios hacia finales de siglo. De este modo, el acceso a la universidad se ha “democratizado” y es el mejor ascensor social de la clase media y (si el estado del bienestar lo ha logrado) de la clase baja. El conocimiento permitía llegar al poder y los títulos universitarios eran el certificado de que gozabas de ese conocimiento y, por lo tanto, podías acceder a la “fiesta” de la abundancia.

Pero, algunas décadas después, con la llegada de internet, este escenario está cambiando. El acceso al conocimiento está a unos pocos clicks de cualquier persona con acceso a la red. Este hecho ha comportado una vuelta de tuerca más a la democratización del conocimiento (al que acceder siempre ha sido difícil y costoso) y las universidades como centros de generación, difusión y certificación del conocimiento se encuentran amenazadas y cuestionadas. Actualmente los títulos universitarios continúan siendo un requisito indispensable para acceder a puestos de trabajo cualificados en la mayoría de empresas, pero parece cuestión de tiempo que el “título” deje de ser algo imprescindible, lo que podría comportar (siendo extremos) la desaparición de las universidades.

photo-1533162672801-927f7da8e221

Sin embargo, cada vez más empresas empiezan a poner en duda la preparación que los alumnos reciben en la universidad y, año tras año, dedican más esfuerzos en formación a sus empleados para suplir ese gap de conocimiento. Apple y Google (entre otras grandes empresas tecnológicas) han empezado a contratar personal sin carrera universitaria ya que cada vez se encuentran con más candidatos altamente cualificados que no han pasado por centros universitarios.

Si el acceso a la universidad ya no es diferencial porqué existen múltiples vías para adquirir con cocimiento de forma rápida (y sin costes) y los títulos ya no suponen un factor diferencial para acceder a los mejores puestos de trabajo… ¿Qué rol les queda a las universidades?

Nos encontramos ante un escenario de cambios, cambios que afectan la forma en que aprendemos y demostramos nuestra valía. Si, como parece, el acceso al conocimiento ya nunca más formará parte de la propuesta de valor de las universidades, es urgente que éstas sean capaces de reinventarse y ofrecer algo que sea diferencial y permita que se adapten a la realidad actual y se conviertan de nuevo en un activo para la sociedad.

¡Espero que os sirva!

Josep Aballó – Ingeniero, consultor e inconformista. @pepaballo

“Caminante no hay camino, se hace camino al andar”

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s